Cómo hacer mandalas

¿Qué son los mandalas?

Los mandalas son diseños circulares de base geométrica que representan la energía propia y la Universal, en una interrelación constante de todos los elementos que el creador quiera exhibir allí. Se los usa para meditar, visualizar, concentrar las energías y conectarse con el entorno y con uno mismo.

Partes de un Mandala

Un mandala tiene un límite circular exterior, un punto central, la irradiación de ese punto hacia los límites, y los diseños interiores. Puede realizarse en cualquier superficie o elemento, con los colores y texturas que la persona prefiera, incluyendo dibujos planos, elementos tridimensionales y demás.

Aunque se trata de diseños llamativos, lo importante en su creación es la intención y energía que dedicamos a la tarea. No hace falta contar con experiencia ni habilidades en el diseño y en el arte, sino dedicarnos en mente y corazón a la creación de estos dibujos.

Cómo se usan los mandalas

Una vez creado el diseño, su uso es bastante simple: sólo hay que visualizarlo. La observación de los mandalas influye directamente en la psiquis de cada persona, representando conceptos y energías que facilitan su concentración, meditación y relajación.

La observación de los mandalas propicia el enfoque de las energías en un concepto de unidad, de armonía y de equilibrio. Dentro del círculo que lo limita todos los elementos se relacionan, se conectan, comparten las energías y dependen unos de los otros en manera constante, tal y como nosotros lo hacemos en el Universo, con el entorno que nos rodea, con los demás y con nosotros mismos.

Cómo se hacen los Mandalas

Para hacer mandalas, comienza siempre desde cero, sobre una superficie limpia y en blanco, ya sea un mueble, el piso, un papel o donde prefieras. Puedes usar los elementos que quieras, teniéndolos a mano a la hora de comenzar.
Lo importante en el diseño de los mandalas es dejar fluir la mente y la creatividad, sin imponer trabas, demoras o energías negativas.

Haz primero el dibujo de un círculo perfecto, armonioso y estable. Dentro, encuadra los diseños de importancia para ti mismo, usando colores positivos y negativos para distribuir las energías dentro de cada mandala.
Puedes aportar límites, bordes, elementos meramente decorativos, o bien diseños integrales y convencionales.

Cada dibujo tendrá una influencia especial para cada uno: lo que para una persona emite armonía, para otro puede emitir caos; lo que para uno es bello, para otro puede resultar indiferente. Déjate llevar por la creatividad, haciendo diseños equilibrados que te indiquen paz, armonía, energía y conexión.

Completa tu diseño y luce tu mandala donde puedas apreciarlo y donde más lo necesites: en la pantalla del ordenador, en tu habitación, en la cocina, en un sector especial del jardín, etc.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer mandalas , te sugerimos que visites nuestra sección .

.

Esta nota te fue útil?

6 valoraciones. El 83% dice que es útil.