Cómo entender la Primera Guerra Mundial

Primera Guerra Mundial, hechos y causas

La Primera Guerra Mundial es, sin dudas, uno de los enfrentamientos que marcó y modificó el curso de la historia. Es mucho más que un simple enfrentamiento bélico, una "guerra" entre dos países: fue un conflicto que incluyó a muchas grandes potencias y países por igual, demarcándose en diversos ámbitos de la vida cotidiana, y sintiéndose sus efectos incluso en América latina.

En esta nota aprenderemos algunos de los detalles más específicos de la Primera Guerra Mundial, para poder comprenderla en profundidad. Recuerda: conocer el pasado es una buena manera de entender nuestro presente.

Resumen de la Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra mundial, o la Gran Guerra, enfrentó a dos grupos civiles, sociales y militares:Los "aliados" (la "Triple Entente", grupo conformado por Francia, Reino Unido, Rusia, a quienes se suma Bélgica, U.S.A., Italia, Gran Bretaña e Irlanda, Canadá, Japón, Serbia y otros más) y la Triple Alianza (principalmente conformada por los Imperios Alemán y Austrohúngaro, a quienes se desunió la Italia original y se unió Turquía y Bulgaria, entre otros). Comenzó el 28 de julio de 1914, y perduró por unos cuatro años, hasta el 11 de noviembre de 1918, momento que indicó la victoria final de la Triple Entente.

Causas que originaron la Gran Guerra

Las causas de la Gran Guerra pueden ser analizadas desde diversos frentes: económico, su imperialismo y nacionalismo, y también de orgullo.

Causa económica: El inicio de la Revolución Industrial y la automatización de las industrias había diezmado la fuerza laboral humana, causando empobrecimiento y penurias en las sociedades de las más grandes potencias. Esto, a su vez, permitió el surgimiento de nuevas naciones erigidas como potencias mundiales, como Japón y Estados Unidos, amenazando a toda la industria y a la estabilidad económica europea.

Imperialismo y nacionalismo: No se trataba de una mera invasión, sino de una cuestión de orgullo nacional. Hasta ese momento, Francia e Inglaterra eran los países del mundo con mayor cantidad de colonias. Esto procuraba buen poder económico pero, principalmente, gran poder de fuerza humana en combates (más cantidad de tierras, más posibilidades productivas, más material, más gente, etc). Alemania, por su parte, era una potencia económica más fuerte, pero más reducida en cuanto a su imperialismo, necesitando colonizar. Por otro lado, los cambios en el mapa político europeo (la reunificación de naciones divididas, mayormente) agravó la delicada situación, conduciendo directamente a las alianzas y uniones que dieron inicio a quienes se enfrentaron en este conflicto mundial: la Triple Alianza y la Triple Entente.

Cómo se originó la Primera Guerra Mundial

En julio de 1914 Austria le declara la guerra a Serbia. Esto desató el conflicto, posibilitando a ambos bandos el "defender" a su aliado, dando un justificado aval al inicio de la contienda. El aumento de la necesidad de armamento se convierte, así, en una disminución de la capacidad económica de los grupos y países, elevando la necesidad de colonizar al enemigo derrotado luego de la Guerra. Las naciones se empobrecían, las sociedades, diezmadas por el conflicto, enfermedades y males de todo tipo, comenzaron a pasar hambre, mientras la Guerra brillaba al otro lado del país.

El conflicto bélico continuó, destruyendo a su paso a las ciudades más bellas de Europa, Extremo Oriente y África, y también zonas del pacífico, hasta 1918. Se firmaron diversos tratados de Paz, asegurando el fin del conflicto en varias regiones: el de Versalles (entre los Aliados y Alemania, en junio de 1919), el de Saint Germain en laye (entre los Aliados y Austria-Hungría, en septiembre de 1919), el de Sévres (entre el Imperio Otomano y los Aliados, salvo Rusia -abandono la Guerra en 1917- y U.S.A., en agosto de 1920), el de Trianon (impuesto a Hungría por los Aliados, en junio de 1920) y el de Neuilly (entre Bulgaria y la Triple Entente, en noviembre de 1919).

Causas que originaron la Gran Guerra

Las causas de la Gran Guerra pueden ser analizadas desde diversos frentes: económico, su imperialismo y nacionalismo, y también de orgullo.

Causa económica: El inicio de la Revolución Industrial y la automatización de las industrias había diezmado la fuerza laboral humana, causando empobrecimiento y penurias en las sociedades de las más grandes potencias. Esto, a su vez, permitió el surgimiento de nuevas naciones erigidas como potencias mundiales, como Japón y Estados Unidos, amenazando a toda la industria y a la estabilidad económica europea.

Imperialismo y nacionalismo: No se trataba de una mera invasión, sino de una cuestión de orgullo nacional. Hasta ese momento, Francia e Inglaterra eran los países del mundo con mayor cantidad de colonias. Esto procuraba buen poder económico pero, principalmente, gran poder de fuerza humana en combates (más cantidad de tierras, más posibilidades productivas, más material, más gente, etc). Alemania, por su parte, era una potencia económica más fuerte, pero más reducida en cuanto a su imperialismo, necesitando colonizar. Por otro lado, los cambios en el mapa político europeo (la reunificación de naciones divididas, mayormente) agravó la delicada situación, conduciendo directamente a las alianzas y uniones que dieron inicio a quienes se enfrentaron en este conflicto mundial: la Triple Alianza y la Triple Entente.

Cómo se originó la Primera Guerra Mundial

En julio de 1914 Austria le declara la guerra a Serbia. Esto desató el conflicto, posibilitando a ambos bandos el "defender" a su aliado, dando un justificado aval al inicio de la contienda. El aumento de la necesidad de armamento se convierte, así, en una disminución de la capacidad económica de los grupos y países, elevando la necesidad de colonizar al enemigo derrotado luego de la Guerra. Las naciones se empobrecían, las sociedades, diezmadas por el conflicto, enfermedades y males de todo tipo, comenzaron a pasar hambre, mientras la Guerra brillaba al otro lado del país.

El conflicto bélico continuó, destruyendo a su paso a las ciudades más bellas de Europa, Extremo Oriente y África, y también zonas del pacífico, hasta 1918. Se firmaron diversos tratados de Paz, asegurando el fin del conflicto en varias regiones: el de Versalles (entre los Aliados y Alemania, en junio de 1919), el de Saint Germain en laye (entre los Aliados y Austria-Hungría, en septiembre de 1919), el de Sévres (entre el Imperio Otomano y los Aliados, salvo Rusia -abandono la Guerra en 1917- y U.S.A., en agosto de 1920), el de Trianon (impuesto a Hungría por los Aliados, en junio de 1920) y el de Neuilly (entre Bulgaria y la Triple Entente, en noviembre de 1919).

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo entender la Primera Guerra Mundial, te sugerimos que visites nuestra sección Aprendizaje.

Esta nota te fue útil?

32 valoraciones. El 84% dice que es útil.