Cómo Traducir un Texto

La Importancia de Traducir Correctamente

Hay cientos de páginas web para traducir de manera gratuita al inglés, al español, al francés, al mandarín y otros idiomas. Sin embargo, cuando insertamos un texto, obtenemos un resultado poco satisfactorio, quizás porque son diccionarios dedicados a traducir palabras o pequeñas frases, pero no están especializados en textos largos.

También se lee con frecuencia fragmentos de libros de diversa índole que tienen una redacción muy confusa, seguramente debido a que la traducción se hizo literalmente por medio de estas herramientas, perdiendo el sentido del texto.

Es que traducir correctamente no sólo implica convertir las palabras de un idioma al otro, sino hacer entendible toda una idea de una lengua a otra, partiendo del principio que en muchas ocasiones la cultura forma parte fundamental de un escrito.

Requisitos para traducir un texto

Para traducir se requieren de cuatro condiciones:

  • Conocer perfectamente el idioma que se va a convertir.
  • Tener al menos una buena idea de la cultura de ambos idiomas
  • Escribir correctamente y tener un vasto conocimiento del idioma final del texto.
  • Tener conocimientos acerca del tema que se está hablando.

La traducción es toda una disciplina que requiere algo más que conocer el idioma. Si eres novelista, pues traduce a un novelista; si eres ingeniero físico, traduce temas de esta índole. No te metas en aguas turbias porque darás un mal servicio.

Tipos de traducción

Existen dos tipos de traducción: la libre y la literal. La literal traspasa frases de un idioma al otro sin permitir ningún tipo de redacción adaptada al idioma, en nuestro caso al español. En cambio, la conversión libre permite estructurar la idea de una manera cómoda para leer.

De ser posible, traduce libremente y manteniendo la idea original del autor, evitando ser muy estricto.

Consejos para traducir un texto correctamente

Se recomienda que antes de empezar con la traducción del texto, hagas una lectura exhaustiva del contenido para tener un conocimiento general del tema, y para buscar información de ser necesario.

Subraya las frases o palabras que puedan causar desajustes en tu idioma. Analízalas para que consigas la forma de traducirlas con equivalencias coherentes.

Para acabar más rápido, ve traduciendo por párrafos, para no perder tiempo tratando de recordar o releyendo lo que decía una línea anterior.

Si explicas con ejemplos que en tu idioma original no se van a entender; consulta si es posible cambiarlo por otro que tenga un significado más apegado al español.

Al traducir un texto, utiliza un español neutro, evitando las palabras o expresiones que sólo se digan en tu país. Por ejemplo: "Che", si eres argentino; "chévere", si eres venezolano.

Terminada la traducción, espera un lapso de tiempo antes de volver a leerla. Veras como aparecen ciertos términos que podrás corregir antes de realizar la entrega del texto traducido.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Traducir un Texto, te sugerimos que visites nuestra sección Aprendizaje.

Esta nota te fue útil?

70 valoraciones. El 80% dice que es útil.